Si hi ha carretilles, és Carnaval

Tal com comentava en l’article anterior, l’ús de carretilles fou un dels trets característics del carnaval a Valls. A la premsa trobem nombroses referències que no anoto per no ser repetitiu. La pirotècnia és, en tot cas, senyal de festa quan la celebració baixa en intensitat. La Veu de la Comarca explica, el 1885:

«Aquest any lo dijous gras hauria passat desapercebut a no ser algunas dlsfressas de mal género que sortiren per la tarde, y ‘ls disparos de carretillas y músicas per la nit. Si bé públicament l ‘animació fou poca, en cambi, los salons dels saraus públichs y particulars se vegeren plents de gom a gom.»

En el cas del carnaval cal interpretar la visió que ens aporten les fonts periodístiques. Les sortides improvisades i no anunciades de mascarots, les accions parateatrals burlesques, apareixen força menys reflectides –excepte si produeixen incidents– que les activitats programades per les societats, les desfilades o els balls. En tot cas, el foc no hi podia faltar. Ho explica també, el 1887, El Eco de Valls:

«Las fiestas del Carnaval se han visto este año reducidas á los bailes de máscara[…]. Aparte de ellos poca cosa hay que reseñar. […] Con las bandas iban gran número de diablos disparando en cantidad fabulosa cohetes y carretillas. Ha rayado en locura el afán de disparar fuegos de artificio. Baste decir que asciende a muchos miles el número de carretillas que para estos dias se habían encargado. El lunes, al pasar la banda de la ‘Violeta’ frente al Café Ibérico, se convirtió la calle de Baldrích en un infierno de fuego, a riesgo de ocasionar desgracias. Asi las máscaras y los jóvenes que acompañaban la música, como otro gran número situado en los balcones de aquel establecimiento, dispararon en breve espacio de tiempo algunos centenares de carretillas, cohetes y otros fuegos de artificio que produjeron espantosa confusión y ruido ensordecedor. Y no fué solo aquel café, sino que otro tanto han hecho en los últimos dias el ‘Café Vállense’, ‘Circulo’, ‘Centro’ y ‘Casino’. Por lo demás, solo se ha visto en las calles algunos mascarones de mas o menos mal gusto.»

El 1891, el comentari d’El Eco és ben explícit:

«Mas frío y mas soso que el finido, pocos ó ninguno se ha visto. Y se comprende si se atiende á que sucedía inmediatamente el carnaval a las fiestas de la Candela. Por la calle no se ha visto siquiera un mascarón.
Bastante animados se han visto, no obstante, los bailes celebrados en el Centro de Lectura y Círculo Español […] A dichos bailes y al disparo de carretillas al dar el pasacalle las músicas ha quedado reducido el carnaval.»

I encara, La Actualidad comenta, el 1900:

«A juzgar por los preparativos, el Camaval tendrá este año programa igual al de los últimos próximos pasados años. Bailes, música por las calles, disparos de carretillas y pare V. de contar. Es de esperar que los bailes, ya que el Carnaval se encierra en los salones, se verán animados.»

El Carnaval es tanca a les sales de ball i la festa al carrer sembla esmorteïda. El 1905, El Porvenir es lamenta: «El dia de jueves lardero, no se dispararon carretillas, ni salió comparsa alguna, como otros años. Desanimación completa.»

Entre els carnavals de començaments del segle XX destaca el celebrat l’any 1912. El programa del Centre de Lectura, que reprodueix La Crónica de Valls, inclou «una comparsa de diablos que dispararán sus estruendosas carretillas […] la banda de música recorrerá la población, disparándose las tradicionales carretillas, y a continuación se celebrará un gran baile de máscaras». Dies més tard, el mateix periòdic informa com el costum continua vigent entre altres societats:

«Como de costumbre, al dar la pasacalle las músicas antes de los bailes, se han disparado todos los dias gran número de carretillas, asi por los diablos acompañantes, como desde los balcones de cafés y sociedades. Entre éstas se ha distinguido por la abundancia de fuego disparado, el Ateneo de Valls.»

Aquesta pràctica de combinar carretilles disparades amb maça i des dels balcons sembla prou comuna. Ho testimonia el comentari del cronista vallenc del Diario de Tarragona, el 1913:

«En carretillas se ha hecha verdadero derroche, pues las tres noches consecutivas en que han salido las correspondientes músicas a hacer pasacalle, saludando de paso a las sociedades, éstas correspondían al saludo con un continuado fuego, espectáculo vistosísimo al qoe este pueblo es muy aficionado y que constituye la nota típica de nuestro Carnaval.»

I encara, el 1925, La Crónica de Valls esmenta que «a su paso por el Club velocipedista y el Centro de Lectura se dispararon desde los balcones de ambas sociedades, gran número de carretillas».

En tot cas, aquest cop d’ull a la festa vallenca ens mostra la presència constant del foc a la celebració. Valls és, potser, l’exemple més representatiu d’un model de ball de diables que trobem en els carnavals d’altres ciutats del Camp.

Advertisements

Quant a spalomar

Dinamitzador cultural. Membre fundador de l'associació Carrutxa (centre de documentació del patrimoni i la memòria). Treballo a l'Ajuntament de Reus (Cultura). Visc entre Reus i Albarca.
Aquesta entrada s'ha publicat en cultura popular i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Si hi ha carretilles, és Carnaval

  1. Retroenllaç: L’antic carnaval de Valls. Carretilles i diables | La Teiera

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s